Seguidores

28 abr. 2011

DONDE ESTOY

DONDE ESTOY


¿Dónde estoy? , En esta lúgubre oscuridad, Encajonado sin poderme mover, sin aire casi para poder respira, tumbado y vestido , oyendo voces que vienen del exterior,, oigo también lloros y en el trasfondo como unos rezos, también un fondo musical, una de las melodías por mi preferidas, huelo a flores hablan de mi de que era buena persona ¿ dicen que era buena persona? Amigo como yo no había ninguno más fiel, me alaban continuamente, ¿Dónde estoy? Quiero levantarme, pero algo me lo impide,
¿Qué ocurre ahora? Esto se mueve, me trasladan ¿A dónde? no me mováis, sacarme de aquí por favor, , quiero gritar pero las palabras no salen de mi boca, ¿que tengo en la garganta? que ello me lo impide , ahora me levanta , lo noto por la opresión que tengo en mi pecho, siguen oyéndose los rezos , no quiero que sea verdad que es lo que temo, ya que respiro y pienso, se han parado , ¿quizás se han dado cuenta ,de que estoy aquí encerrado, pues no es así, ahora oigo una puerta , parece metálica chirriando, que sonido mas desagradable, ¿Dónde me introducen,? Ahora oigo el golpe de una puerta al cerrase sobre mi cabeza, silencio absoluto es lo que hay, se acabaron las lamentaciones, no se oyen los rezos, se acabo la música, se fue el aroma de las flores ¿Qué ocurre ahora? Que calor noto, ¿Qué pasa? Por compasión que alguien me diga algo, noto un dolor creciente que empieza en mis manos, me estoy quemado, entonces me despierto y veo que la quemadura era del cigarrillo que se estaba consumiendo entre mis dedos
Que terrible sueño, voy a dejar de fumar, no quiero vivir esta experiencia nunca más

Magi Balsells
Derechos reservados
Diciembre 2010-12-17

11 abr. 2011

UNA MELODIA

UNA MELODIA


Recuerdas esta gran y dulce melodía,
En la cual nuestras almas se encontraron.
Recuerdas aquel lejano y venturoso día.
Por la juventud nuestros cuerpos se arrimaron.

Te acuerdas de mi petición a tu baile,
Temblorosa , aunque risueña ,aceptaste.
Suspiré con fuerza para no quedarme sin aire.
Modosa estabas y ,en mis brazos. te enlazaste.

Una mano rodeando tu grácil cintura,
La otra entre la tuya suavemente depositada,
Fue este instante de placer con cordura.
Al fin entre mis brazos te tenía , mi amada.

Danzamos sin perder ni un compás.
La música al cielo nos transportaba.
Disfrutando así como nunca jamás
Y en mi pecho la pasión se iluminaba.

Junte mi rostro con el tuyo.
Tu mejilla sonrosada no se apartó.
Con esta ilusión mucho tiempo estuvo.
¿Te extraña que aquello me enamoró?

Bailemos una vez más, si es necesario cada día,
Aunque los años hayan tristemente pasado,
Doy gracias a esta bella melodía,
Ya que por ella siempre nos hemos amado

Magi Balsells
Derechos reservados
Abril 2011-04-11