Seguidores

26 ago. 2010

Ruge, canta, siente y pesa



Ruge,


el silencio tímidamente,


tras el combate de la duda,


la rabia salpica con su barro,


la superficie de mi alma,


yo que me he vuelto mordaz,


dentro de los conceptos,


donde un entre comillas,


deja entrever,


la parte oculta del iceberg,


que según cuentan las leyendas


es más grande


que la parte que enseña


que según parece,


es la parte que más belleza encierra.




Canta,


el ruiseñor,


con su gran do sostenido sobre las ramas,


en sus movimientos de colores y brillos,


y en sus paisajes recorre,


experiencias que vuelan


sobre las sonrisas que miran,


sobre las almas que esperan…




El sentir del corazón,


un latido que ha parado,


por dos instantes,


una aguja que hiela la carne,


cuando se clava en el sentimiento.




El peso del alma,


con su dietética practicada en bondad,


con su dialéctica que nace en su luz,


con su blancura que pone color al sentimiento.






Autor: Fco. Peiró Gimenez .


© Todos los derechos reservados